Estás aquí

Cala Salada

San Antonio, Ibiza. Rodeada de colinas dominadas por bosques de pinos, el fondo arenoso y las aguas azul turquesa de Cala Salada son de los más atractivos de la isla.

camera

Ubicación: 15 minutos en coche desde San Antonio
Servicios: hamacas, sombrillas, duchas, restaurante, socorristas, parking, aseos y acceso para discapacitados (también para entrar en el agua bajo supervisión de los socorristas con silla anfibia y muletas especiales)
Actividades: velomares
Tamaño: 200 metros largo en total, 5-30 metros ancho
Cómo llegar: Se llega solo en coche, autobús o taxi acuático. Si vienes en coche, sigue las señales dirección norte desde San Antonio. La carretera serpentea en una bajada bastante pronunciada hasta llegar a un pequeño aparcamiento con aproximadamente 65 plazas a la sombra de los pinos con un sendero que va a la playa. Ten en cuenta que en verano desde principios de junio hasta finales de septiembre la carretera está cerrada de 10:00 a 18:00 h, así que tienes que venir pronto para poder pasar. Si aparcas fuera de la barrera, es una caminata bastante larga de bajada hacia la playa, así que te recomendamos coger el autobús o el taxi acuático. En estos meses existe un servicio de minibús desde las 9:30 hasta las 20:30 h desde la estación de autobuses de San Antonio con parada en el complejo polideportivo Can Coix (ver Google maps) y servicio de ferry desde el puerto de San Antonio (consulta información en santantoni.net)

Rodeada de colinas de bosque de pinos, la pequeña calita de arena de Cala Salada es un destino preferido para la gente de la isla y los propietarios de embarcaciones privadas. El agua es hermosa y clara, poco profunda y perfecta para nadar. El fondo marino es en su mayoría de arena blanda. Se llena hasta arriba los fines de semana de verano y podrás ver a gente tumbada sobre las rocas que separan Cala Salada de su vecina Cala Saladeta. También puedes saltar desde los acantilados, pero ten cuidado y comprueba la profundidad del agua primero, no es seguro saltar desde cualquier sitio (aunque otra gente lo haga).

En el saliente de roca a la derecha de la cala hay una torre de piedra muy pintoresca con caminos que te llevan a lo alto de la vecina playa de arena de Cala Saladeta. A la izquierda hay casetas de pescadores excavadas en la roca. Hay caminos muy trillados que llevan a las colinas y son muy populares para excursiones en esta zona de naturaleza virgen.

Las cuevas de Ses Fontanelles

Son famosas por sus pinturas que datan de la Edad de Bronce. Si la aventura es tu motivación, gira antes de llegar a la entrada de la cala a la derecha por el camino de tierra. Sigue conduciendo, hasta donde aguante tu coche, (¡tiene suerte si conduces un Jeep!), y desde ahí continúa a pie hasta la cueva subiendo por el acantilado.

El camino es largo pero las vistas desde los acantilados son impresionantes. Las cuevas son más un saliente que otra cosa y están delimitadas por barrotes de hierro, lo que significa que no podrás admirar las pinturas de la cueva que datan de la Edad de Bronce. Sin embargo, si todavía te queda energía, puede bajar por entre las piedras hasta el mar, donde podrás darte un baño en la más estricta intimidad. ¡Ante todo precaución!

Beach bars y restaurantes

Hay un restaurante (su nombre es Cala Salada, claro está) en el extremo más alejado de la playa que es muy popular con los residentes y fantástico para probar platos tradicionales como la paella de marisco. También dispone de un chiringuito donde comprar helados y refrescos para llevar.

Localidad turística más cercana: San Antonio

Contenido relacionado