Estás aquí

Reseña gastronómica: ¡Las Dos Lunas celebra 40 años de magia mediterránea!

Uno de los destinos gastronómicos más emblemáticos de Ibiza se mantiene en la cresta de la ola con una fantástica cocina italiana y un entorno mágico.

Translated by

¿Por qué ir? Por el romanticismo, el ambiente y la comida totalmente fantástica. Y para disfrutar de una experiencia gastronómica realmente emblemática, ¡que le pregunten a Mick Jagger!

¿Qué tipo de comida es? Cocina italiana clásica que abarca todo el espectro de los excelentes productos del Mediterráneo, desde mariscos hasta carnes y, por supuesto, pastas divinas.

¿Qué dietas atiende? Los amantes de la pasta, la carne y los mariscos sacarán el máximo provecho, pero también hay algunas opciones vegetarianas y veganas disponibles para que todos puedan disfrutar de la experiencia juntos.

¿Consejo de Ibiza Spotlight? Ninguna visita está completa sin probar el "tris de pasta" del chef, ¡un plato para compartir de la perfección italiana!


La historia

Inaugurando sus majestuosas puertas en 1981, Las Dos Lunas es uno de los destinos culinarios más venerados de Ibiza.

Habiendo construido su reputación sobre la base de una cocina italiana abundante y sin pretensiones de la más alta calidad, un servicio de primera clase y un entorno desgarradoramente hermoso, el restaurante de gestión familiar es imprescindible en la lista de deseos culinarios de cualquier entusiasta de la gastronomía de Ibiza.

La privacidad que brindan los gruesos muros de piedra seca que rodean la terraza evocadora ha atraído a muchos famosos, e incluso a la realeza, a lo largo de los años. Se dice que Mick Jagger, Kate Moss, Johnny Depp y el Rey de España han cenado en Las Dos Lunas, mientras que el icono de la música electrónica, Carl Cox, celebró allí su cumpleaños.

Lo cual tiene mucho sentido, teniendo en cuenta que el restaurante se encuentra a pocos pasos de las macrodiscotecas Amnesia y Privilege, en la carretera que discurre entre San Rafael e Ibiza ciudad.


En 2021, el icónico restaurante permanece en la cresta de la ola. Cuando le preguntamos a Anna, la hija del dueño de Las Dos Luna, Massimo, si habían cambiado algo en la carta para su aniversario especial, ella sonríe y explica que su fiel clientela regresa año tras año y quieren disfrutar de sus platos favoritos.

“Mantenemos nuestra carta clásica porque algunas personas quieren venir y comer el mismo plato de pasta que solían comer de niños. A veces tenemos tres generaciones de una familia en la misma mesa, desde los abuelos hasta los niños. Es hermoso."


Nos sentamos bajo un dosel de buganvillas rosas y parras verdes, vigilados por un trío de retratos de Mona Lisa. A cada uno se le ha dado un toque moderno individual, y uno empuña el omnipresente teléfono inteligente de hoy, ¡muy posiblemente listo para captar la noche en Instagram, como hicimos nosotros!

La mágica terraza del jardín de Las Dos Lunas está llena de obras de arte y curiosidades extravagantes, por lo que siempre hay algo que llama la atención. Desde el patrón de arlequín a cuadros que recorre el suelo, un guiño al teatro clásico italiano, hasta las estatuas de loros enigmáticos, una visita aquí es un festín para la vista al igual que lo es para el paladar.


Las bebidas

Las Dos Lunas ha creado un salón acogedor y relajado, perfecto para un aperitivo o una copa después de la cena.

Aquí, los clientes pueden disfrutar de cócteles tradicionales como el Rossini, sublime con licores prémium y ese inimitable ambiente de Las Dos Lunas.

Nos resistimos a la tentación de un cóctel esta vez, dejando que el equipo eligiera una buena uva de su lista de vinos, spumosi (italiano para vino espumoso) y cavas para nosotros.

De la selección de vinos españoles, italianos y franceses, nos recomendaron el Mocen Verdejo, un vino blanco seco y suave con aromas de frutas verdes y cítricas. Fue la elección perfecta para el festín que siguió, y tan fácil de beber que ¡nos quedamos con él toda la noche!


LA COMIDA:

Después de asegurarnos de llegar con hambre, una fuente para compartir de mortadela, aceitunas verdes y hojas de salvia en un rebozado de tempura, acompañada de un cesto para el pan celestial repleto de cuadrados de focaccia, desapareció en segundos.

Un clásico cóctel de gambas llevó este entrante de fama mundial al siguiente nivel gracias a los increíbles mariscos frescos y gordos.


El siguiente fue un verdadero icono de Las Dos Lunas: un trío de pastas caseras dispuestas en un plato para compartir, ¡lo bastante bueno como para generar una pelea de tenedores!

Una parte por excelencia de la comida italiana, que tradicionalmente consiste en antipasti (entrantes), un plato de pasta, el plato principal y luego el postre, Las Dos Luna se enorgullece de su pasta casera, que se prepara fresca todos los días.

Saboreamos parpadelle en la clásica e inimitable salsa de tomate italiana, ¡tan simple pero tan deliciosa! Ñoquis en una auténtica salsa carbonara y raviolis perfectamente "al dente" completaron la selección celestial.


Otro favorito de marisco, no pudimos dejar de probar los langostinos en tempura igualmente deliciosos con una adictiva mayonesa de trufa en la boca, ¡casi quitándonos el apetito para el resto de la comida!

¡Nos habríamos sentado felizmente para empaparnos del ambiente en el patio artísticamente iluminado un poco más mientras el restaurante continuaba llenándose, antes de regresar a casa con el estómago lleno y satisfecho!

Pero hubo un plato fuerte más que no pudimos resistirnos a probar, otro favorito de Las Dos Lunas y el sueño de todo amante de la carne hecho realidad: el lingote de cochinillo. Acompañado de un puré de manzana dulce y verduras aromáticas. La carne estaba cocinada a la perfección, tierna y jugosa bajo una corteza crujiente y salada.


Saboreando nuestro verdejo fresco, esperamos el broche de oro: el postre.

En ese momento, estábamos tan cautivados por el ambiente mágico que comenzamos a cantar sin vergüenza la banda sonora de los clásicos del rock y el pop, una emotiva mezcla de los favoritos de todos los tiempos que llegará a la fibra sensible en este entorno espectacular.

Terminamos la noche con un delicioso fondant, que rebosaba de salsa de chocolate caliente desde su centro, y una indulgente tarta tatin, la icónica tarta de manzana caramelizada al revés, con una gran cucharada de helado.


Exprimiendo nuestra visita literalmente hasta el último minuto posible, terminamos la noche con un descarado digestivo de licor de Hierbas Ibicencas con hielo, un icono de Ibiza por derecho propio. Lo único que podría haber hecho que nuestra visita fuera aún mejor hubiera sido un poco más de tiempo para disfrutar de un último cóctel en el bar del jardín... pero supongo que eso solo significa que ¡tenemos que volver en otro momento!

Desde el entorno romántico hasta el servicio atento, los ingredientes ricos y los platos abundantes, Las Dos Lunas es una experiencia culinaria verdaderamente mágica que permanecerá en tu memoria y corazón para toda la vida.

Contenido relacionado

desde 00