Estás aquí

Reseña: El Silencio envía olas de placer culinario

Una cena junto a la playa digna de mención.

A medida que íbamos conduciendo por la pequeña y sinuosa carretera que te lleva a la hermosa Cala Molí, la emoción aumentaba sobre la comida que degustaríamos esa noche. Habíamos leído sobre la colaboración entre los chefs Mauro Colagreco y Federico Desseno, ambos cocineros de gran prestigio con una pasión compartida por cocinar sobre leña en un fuego abierto.

Ya cuando aparcamos afuera de El Silencio pudimos atisbar el ligero olor a humo de leña de la cocina.

Al entrar por la hermosa área de la piscina, pasamos por la cocina abierta donde los chefs ya estaban ocupados encendiendo la parrilla de leña y preparándose para el servicio. Inmediatamente nos recibió uno de los miembros del equipo directivo del restaurante que nos acompañó a nuestra mesa en la parte delantera del restaurante.

El restaurante El Silencio está ubicado a la derecha de una pequeña pero muy pintoresca playa. Una estructura impresionante para un 'chiringuito' ubicado directamente sobre la arena, que aunque está construido con madera y materiales naturales, da la sensación de meticulosa elegancia. La altura de la edificación le da una verdadera sensación de grandeza y las hermosas persianas de fibra natural que cuelgan del techo están listas para darte sombra cuando la intensidad del sol lo requiera.


Alejandro, nuestro camarero para esa noche, se acercó y se presentó, ofreciéndonos aperitivos y bebidas para ir abriendo apetito mientras examinábamos la carta. Pronto llegaron unos panes planos recién horneados, especiados con romero y relucientes de aceite de oliva, acompañados de un corte grueso pero increíblemente suculento de jamón ibérico.

La carta de El Silencio se divide en secciones: Crudo del Mar, Ensaladas, Horno de Barro, Brasas, Pescados, Carnes y Postres. Después de mucho debatir, acordamos pedir para compartir el Aguachile de Gambas, los Tiraditos de Lubina y las Ostras de la sección cruda, una ensalada de Burrata, las berenjenas al horno, los Carabineros a la parrilla y el Rodaballo. ¡Decidimos sabiamente dejar algo de la sección de carnes para otro día!

Optamos por una botella bien fría de Conreria d'Scala Dei Les Brugueres, un vino blanco del Priorat para acompañar nuestra selección mayoritariamente de mariscos, y nos sentamos felices sabiendo que la parte difícil de elegir había terminado y ahora podíamos esperar la degustación.

Engullimos alegremente nuestras ostras frescas: el sabor de estos moluscos bien regordetes se realzaba con un aderezo de apio y melón bien interesante.

El plato mexicano Aguachile, camarones mezclados con un aderezo de chile, jugo de lima, cilantro y cebolla, estaba bien equilibrado y era ligero y no demasiado cítrico como otros ceviches. Las rodajas de pepino le agregaron frescura al plato.

De inspiración peruana, el Tiradito fue uno de los favoritos. La lubina debía ser del día, estaba súper fresca y cortada en suaves tiras semitransparentes, colocadas sobre una salsa de ají amarillo; todo un manjar. Las semillas de granada y una pizca de quinoa tostada agregaron un toque de textura que elevó este plato a algo muy especial. ¡Guau, menudo comienzo de comida!

Incluso el plato de ensalada mantuvo las cosas en el más alto nivel. Cuesta creer que una inocente bola de queso pueda estar tan buena. La Burrata es uno de los quesos italianos por excelencia. Puede ser increíble cuando es buena, y la burrata de El Silencio es exactamente eso. Flexible y fibrosa, esta deliciosa bola láctea fue la combinación perfecta para los tomates confitados y los higos. No te pierdas esta delicia cuando vayas.

Siguiendo con la riqueza quesera italiana, la berenjena horneada con ricota al horno de barro no fue para nada pesada. Resultó ser mucho más ligero que la suma de sus partes y perfecta para una noche calurosa y bochornosa en Ibiza. Un plato de sabor delicado, la berenjena y la ricota cítrica funcionaban en armonía. Un toque de col kale agregó el punto de hierro que a menudo necesitan los platos al horno.

Nuestras miradas se desviaron rápidamente cuando los carabineros hicieron su entrada. Se trata de los langostinos más codiciados de los océanos, famosos por su tamaño gigante, su color rojo cardenal y su intenso sabor. Simplemente hay que cocinarlos a la parrilla y en El Silencio los cocinan a la perfección, una auténtica delicia para cualquier amante de los mariscos. Los pelamos con cuidado y saboreamos el momento.

Nuestro plato principal estrella, el rodaballo cocinado a la llama de la leña, fue el siguiente en llegar. Cocinar pescado es una verdadera habilidad, pero cocinar sobre una llama de leña lo lleva a otro nivel. Este gran filete de rodaballo había sido cocinado con la espina, lo que ayudó a que retuviera el sabor y la humedad, y todavía llegó a la mesa con un toque de humo de la parrilla. La combinación de la piel ligeramente chamuscada y la carne suave, blanca y semitransparente fue una delicia. Este habría sido un plato principal muy generoso para una sola persona, pero lo compartimos felizmente entre cuatro, acompañado de judías verdes frescas.

Mientras nos relajábamos y reflexionábamos sobre la excelente comida que acabábamos de disfrutar, la carta volvió a a aparecer y la posibilidad de tomar un postre asomó la cabeza. Decidimos nuevamente compartir, y nos decantamos por el sedoso e intenso fondant de chocolate con helado de pistacho, fresas con nata (las fresas estaban confitadas en lima) y una hermosa y tambaleante panna cotta con sabor a cítricos. El trío fue un final excelente y apropiado para una comida muy satisfactoria.


El entorno y la decoración de El Silencio son impresionantes, sin embargo, es la cocina lo que lo diferencia de muchos otros restaurantes de estilo chiringuito junto a la playa. Los toques sutiles, la habilidad y la atención a los detalles muestran una verdadera pasión por la cocina. Mauro y Federico se toman el tiempo para obtener sólo los mejores productos y han diseñado un menú que te permite comer acorde a cómo te sientes ese día.

Por supuesto, una cocina de tan alto nivel en este entorno no es para nada barata y quizás no sea una experiencia gastronómica cotidiana para la mayoría, pero definitivamente debería estar en tu lista para probar. Y estamos seguros de que una vez que hayas estado, volverás.

A medida que nos sentábamos a tomar nuestro digestivo de Hierbas mientras veíamos como el sol se ponía perfectamente entre los dos cabos, escuchando las frescas melodías que flotaban en la playa, ya estábamos haciendo planes para volver.

Reserva ahora tu propia cena especial al atardecer.

Palabras: Phil Wise

Contenido relacionado

desde 00
desde 00

Shopping basket

Cargando