Estás aquí

Reseña gastronómica: Finca La Plaza ilumina Santa Gertrudis

Una figura emergente de la gastronomía ibicenca

Translated by

El encantador pueblo rural de Santa Gertrudis se ha labrado una merecida reputación como uno de los centros gastronómicos más importantes de la isla, con su multitud de bonitos restaurantes y cafeterías con terraza. En el pueblo, se ofrece una amplia variedad de cocina, desde un humilde bocata de jamón hasta excelentes tapas, almuerzos veganos y reconfortante cocina casera italiana: hay algo para cada paladar en esta pintoresca comunidad.

Pero lo que le faltaba a Santa Gertrudis, hasta ahora, es una verdadera experiencia gastronómica. Bueno, ¡eso está a punto de cambiar! Finca La Plaza, parte del grupo de restauración de Ibiza que incluye lugares increíbles como Beachouse, Mikasa y Club Chinois, acaba de elevar el nivel culinario de manera exponencial.

Bajo la dirección del chef ejecutivo del grupo, Gennaro Vitto, el equipo de Finca La Plaza ha desarrollado una carta de ligereza y elegancia que competirá con los mejores restaurantes de la isla. Cada plato ha sido tan cuidadosamente concebido y ejecutado con tanta delicadeza que la calidad seguramente no pasará desapercibida por los jueces de excelencia más altos que este humilde sitio web.

El local en sí encierra la clásica estética ibicenca. Ubicado en una finca minimalista con buen gusto, el restaurante se abre a una bonita terraza con jardín, que es una delicia en los meses de verano. Al entrar, los comensales son recibidos por una impecable cocina abierta y una bodega de vinos, que muestra con orgullo todo lo que ofrece el restaurante. Los invitados son libres de examinar los productos y no deben olvidar echar un vistazo a la gran variedad de licores disponibles en el salón de cócteles de paso.


Nos invitaron a probar una selección de 8 platos complejos del menú a la carta, algunos de los cuales terminarán componiendo un menú degustación, llegado el verano. La mayoría de los platos representan la cocina de la isla, utilizando ingredientes tradicionales de origen local, pero se mejoraron con la incorporación sutil de elementos del este de Asia, como yuzu, kimchi y wasabi.

Sin entrar en detalles innecesarios, dejaremos que nuestra excelente fotografía cuente la historia de la increíble comida. Tus ojos devorarán con ansia las magníficas imágenes pero, para la verdadera experiencia de cómo se combinan los sabores y la textura, te recomendamos que hagas tus propias investigaciones en Finca La Plaza.


¿Qué mejor manera de comenzar cualquier comida que con un poco de pan caliente recién horneado? El increíble pan de algarroba molida localmente, rociado con aceite, tomates cherry horneados y limón fermentado elevaron este aperitivo típico a un nivel completamente nuevo.

En primer lugar, huevo cocido a fuego lento, escalfado a 65 grados, sobre finas láminas de crujientes hojas de alcachofa y unas finas hebras tipo espagueti de jamón ibérico.

Croquetas dulces y suaves de pimiento rojo, rematadas con una fina loncha de ternera Wagyu rehogada bajo una llama cruda y cubiertas con mayonesa de kimchi.

Carpaccio de gamba roja de Formentera en láminas finas, bajo una oblea de coral crujiente, mayonesa de kimchi y perlas explosivas de yuzu con sabor a cítricos.

Increíble tartar de atún rojo, sobre una cama crujiente de arroz tostado con perlas de yuzu, caviar de mango y terminado con un golpe de wasabi picante, servido dramáticamente en un plato gigante de salmón.

Un delicado dado de bacalao negro incrustado sobre berenjena asada con ajo negro y una oblea de coral de crujiente de parmesano.


Siempre es una alegría cuando todos los comensales declaran al mismo tiempo y por unanimidad su amor por el mismo plato. Un verdadero momento eureka. La sensación de esta noche fue el plato más sorprendente de todos: ¡un perrito caliente!

Pero no es un perrito caliente cualquiera... Un perrito caliente de Finca La Plaza es ahumado, juguetón y divertido. Después de los exquisitos y delicados platos de mariscos, fue un placer remangarse y ponerse manos a la obra con este plato sucio. Los panecillos perfectamente sedosos se rellenan con cerdo desmenuzado untuoso y se cubren con 3 salsas: kimchi, mostaza verde y barbacoa de miel. El bocadillo salado superdelicioso evocó muchos recuerdos felices de la infancia.


Finca La Plaza emplea a un chef pastelero con verdadero talento, que produce una variedad de excelentes postres que satisfacen los gustos locales e internacionales.

Un brownie de algarroba deconstruido servido con maracuyá y el mejor uso de caramelo efervescente hasta ahora.

La clásica torrija con rodajas de piña al horno, helado de piña casero y crema de coco.

Helados caseros Magnum de cereza que seguramente se convertirán en los favoritos de los niños (¡de todas las edades!) en el pueblo y más allá.


Para beber, por supuesto, tuvimos que probar el exclusivo cóctel Finca como aperitivo, un delicado equilibrio entre lo agridulce que marca la pauta para muchos de los platos siguientes. Sin querer maridar cada plato, optamos por una agradable botella de Quintaluna Verdejo para acompañar la comida y funcionó armoniosamente con los sabores predominantemente marinos y cítricos.

Está claro ver lo que el equipo se ha propuesto lograr en Finca La Plaza. Cada plato mostró el más alto nivel de habilidad técnica en su ejecución y presentación. Cuando esto se combina con el maravilloso ambiente de una cálida tarde de verano ibicenco y el servicio superamable, seguro que siempre darán en el blanco.

Esto es solo el comienzo: será fascinante ver hasta dónde puede llegar la estrella de Finca La Plaza. Sigue nuestro consejo, los amantes de la comida más exigentes deberían hacer del viaje a Santa Gertrudis una necesidad absoluta en su lista de deseos de vacaciones.

RESERVA YA TU MESA

Contenido relacionado