Estás aquí

Crítica gastronómica: pasión y fuego se encienden en La Llama

Delicias a la parrilla a la llama para los comensales de sangre caliente.

Translated by

Al entrar por el colorido y luminoso salón W del W Ibiza Hotel, una gran puerta se desliza hacia atrás para revelar el interior oscuro del restaurante La Llama. Evidentemente, estás poniendo los pies en una zona completamente nueva, con su propia identidad distintiva. La sensación es la de ser recibido en el santuario interior de un club privado.

La madera oscura, los azulejos negros y los cristales ahumados dan una impresión inicial de una oscuridad misteriosa, que se siente discreta e íntima. La escena es ocasionalmente iluminada por destellos de llamas que emergen de la cocina abierta mientras la gerente Carmen, vestida como una elegante mezcla entre la ardiente heroína de Bizet y un matador, nos lleva a nuestra mesa. Los muebles suntuosamente tapizados hacen que la experiencia gastronómica sea muy cómoda.

En el exterior, en el balcón, la luz aumenta, con bonitas vistas del mar por encima de la piscina. Todo ello lo convierte en un lugar privilegiado para disfrutar de un cóctel antes de la cena o de una cena romántica. Mientras tanto, la conocida DJ local Mar Flores pone una banda sonora cool y funky.

Naturalmente, los cócteles que se sirven en La Llama se mezclan con los más altos estándares que cabe esperar de la cadena de hoteles premium W. Nombres siniestros como Voodoo People, Cannibal y el epónimo Flame encajan armoniosamente con el interior en sombras. El cóctel Flame, burbujeante de cachaça, maracuyá, lima y una generosa dosis de jengibre picante, se consume rápidamente antes de que lleguen los entrantes.

Al igual que la decoración, el menú de La Llama es sencillo y sobrio. El mensaje es obvio: La Llama sabe lo que es bueno para ti y han elegido los mejores ingredientes para complacerte y facilitar tus elecciones. Hay influencias interesantes del Levante, y la mayoría de los platos se preparan sobre la parrilla de leña abierta o en el tradicional horno de barro Tabun.

Primero salen del horno un trío de panes recién horneados. Cada uno de los ejemplos completamente diferentes del arte del panadero; una hogaza sin gluten, algunos rollos de focaccia y Halla (o Challah), un pan ceremonial de Israel, similar al brioche. El pan está acompañado de una interesante mezcla de salsas de Oriente Medio, yogur de berenjena, tomates cherry asados y zhug, una mezcla sabrosa de chile verde, cilantro y perejil. ¡Zhug es ahora oficialmente uno de los favoritos de Spotlight!

Un Tataki de atún braseado al fuego, con jalapeños y tomates cherry, es el primer entrante que llega y se devora rápidamente con gusto.

Seguido rápidamente por una Burrata deliciosamente cremosa, acompañada con la albahaca habitual pero también de un compañero menos común: el tamarillo de Colombia confitado. Conocido también como tomate de árbol, esta fruta rara vez se ve en Europa. El interior rojo intenso está prácticamente caramelizado por el proceso de confitado y constituye un interesante y dulce sustituto del tomate típico.

Como interludio, llegó un plato de fettuccine aterciopelado, con mantequilla y salsa de caviar, coronado con otra pizca generosa de caviar. ¡El sueño de cualquier amante de la pasta…!

La pesca del día era lenguado, así que no pudimos resistirnos a pedir un filete. Lamentablemente, el plato estaba un poco insípido y pedía a gritos que lo sazonaran. Una salsa de mantequilla de limón ayudó a levantar el plato, pero consideramos que fue una oportunidad perdida de degustar como se debe este majestuoso pescado plano.

Sin embargo, el bacalao negro, marinado en miso y sake, con una soberbia guarnición de jengibre encurtido casero y trufa en polvo, fue todo un triunfo. A veces el bacalao negro puede ser un poco dulce para algunos paladares, pero este plato fue elevado a nuevos niveles de excelencia gracias a la poderosa guarnición.

La estrella del espectáculo en La Llama son los cortes de carne de vacuno de primera calidad, cuidadosamente seleccionados por su profundo sabor. Elegimos el solomillo gallego rubio curado en seco de 45 días, ganador del World Steak Challenge Gold Award 2018. ¡No defraudó! El bistec era tan rico y sabroso que me transportó de nuevo a tiempos felices en las montañas de Galicia.

Este campeón de cosecha propia requería maridar con una copa de vino adecuada del norte de España. Así que una botella de tinto Traslascuestas de la Ribera del Duero encajaba a la perfección. Este tinto roble y seco era suave y agradable y combinaba fácilmente con el poderoso sabor de la carne.

Para el postre, tomamos otro clásico levantino, Knefeh: una tarta de queso libanesa, hecha de pasta filo rallada, empapada en jarabe dulce de azahar y con capas de queso y pistachos, así como una serie de deliciosos profiteroles con peras de tres maneras: peras escalfadas en vino blanco, peras caramelizadas y pera crujiente, servidas con crema pastelera de vainilla.

Después de un banquete tan delicioso y variado, solo quedaba subir al bar de la azotea Glow para terminar la noche con una copa de Hierbas y disfrutar de los ritmos de la DJ Sylvia Operé bajo las estrellas. Una noche en La Llama es verdaderamente una fiesta de fuego y emoción, tocando exactamente las teclas que pretendían los propietarios.

Haz clic aquí para hacer una reserva en el restaurante La Llama o descarga nuestra aplicación para obtener más recomendaciones gastronómicas.

FOTOGRAFÍAS: La Skimal


Contenido relacionado

Precio medio semanal 00