Estás aquí

Revisión gastronómica: espectaculares especialidades a la parrilla y una cálida bienvenida en el Bar Restaurante San Carlos

Con un entorno encantador, un ambiente fantástico y comida deliciosa, una comida en el San Carlos Bar Restaurante se siente como si estuvieras cenando entre amigos.

Translated by

Nos encanta un viaje al pintoresco y tranquilo pueblo de San Carlos en el norte rural de Ibiza. Y desde nuestra reciente visita al encantador Bar Restaurante San Carlos, cuando saboreamos sus excelentes cócteles y deliciosas especialidades a la parrilla, hemos encontrado otra razón más para regresar, ¡a menudo!

Ubicado en el costado de la sinuosa carretera que sale del pueblo hacia Es Figueral y Cala Sant Vicente, detrás de las paredes encaladas del restaurante se encuentra una romántica terraza cubierta de hiedra, con lámparas de paja y luces de colores que emiten un cálido resplandor a medida que avanzas por el arco de la entrada.


Con una cálida bienvenida por parte del equipo y un ambiente relajado, es un lugar que puedes disfrutar tanto si vienes con tu familia, amigos o en pareja. Es un lugar hermoso para terminar el día con una comida abundante o comenzar la noche con deliciosos cócteles y buena comida.

Iba a guardar el veredicto general para el final de nuestra revisión, pero creo que esto merece ser dicho antes: San Carlos Bar Restaurante es un gran lugar si deseas disfrutar de una comida de alta calidad que impresionará incluso a los gourmets más exigentes, pero en un entorno familiar sin pretensiones.


¡A las bebidas! Tomando nuestros asientos junto a una planta Monstera impresionantemente grande para agregar vibraciones de la jungla, comenzamos nuestra cena con un trío de cócteles de verano perfectos para el sofocante calor de agosto.

Un clásico de Moscow Mule fue deliciosamente refrescante y logró el equilibrio perfecto entre los aromas agridulces, mientras que el picante Mango Margarita era tan sedoso que podría haber pasado por un postre líquido, ¡antes de que la guindilla empezara a quemar lentamente! Sin embargo, el favorito de la mesa fue el completamente adictivo, refrescante celestial, daiquiri de manzana congelada y menta. "Podría beber 10 de estos, fácilmente", ¡fue el acuerdo al unísono!


Especializado en los mejores cortes de carnes uruguayas preparados en la barbacoa de leña, el San Carlos Bar Restaurante ¡lleva el concepto de cocina abierta al siguiente nivel!

En el corazón de la terraza, una parrilla gigante que escupe fuego ocupa un lugar privilegiado en la que el jefe de cocina Martín y su equipo chisporrotean para crear delicias perfectamente ahumadas. Durante toda la noche, lo vimos salir de detrás del mostrador para charlar con los invitados e interactuar con el resto del equipo, lo que de alguna manera nos hizo sentir como si estuviéramos cenando en la casa de un amigo.


Ya sintiéndonos bien y realmente como en casa, comenzamos a devorar la cesta de pan, acompañado de un paté de pollo casero deliciosamente suave realzado con una pizca de brandy.

Martín y su socio Edu, que dirige el plano del restaurante, habían elegido una selección de entrantes y platos principales para nosotros, y comenzamos a salivar cuando Edu nos reveló las delicias que venían a continuación. Además de carnes a la parrilla, el restaurante también ofrece especialidades de mariscos frescos, pastas caseras y recetas familiares sudamericanas transmitidas de generación en generación, como descubriremos más adelante.


Comenzamos con un trío de ceviche en una salsa picante de "leche de tigre" y cubierto con crujientes chips de plátano caseros, chorizo a la parrilla que, acompañado de una salsa de tomate fresco, causó una explosión de sabor en nuestra boca y, algo para aventureros culinarios, mollejas a la parrilla.

Si no sabes qué son las mollejas, tal vez es mejor que esperes a buscar en Google después de probar estos tiernos bocados con una corteza perfectamente crujiente y espolvoreados con sal marina, ¡pero confía en nosotros cuando decimos que estaban muy sabrosos!


A continuación, un plato gigante de steak tartare para compartir fue otro espectáculo de la noche. Carne de primera calidad finamente picada aderezada con mayonesa japonesa para darle un giro intrigante al clásico, ¡este fabuloso plato desapareció demasiado pronto mientras negociábamos los últimos bocados!

La conmovedora banda sonora del rock y el blues de los setenta y ochenta mantuvo nuestros dedos de los pies en movimiento mientras esperábamos ansiosamente nuestros platos principales, y marcó una diferencia refrescante con respecto a los ritmos de música electrónica más comunes que tienden a dominar la isla.


Casi se nos salen los ojos de las órbitas cuando Edu se acercó con nuestro próximo plato, una selección de carnes y mariscos recién salidos de la barbacoa candente.

Un bife de vacío cocinado a la perfección llegó rosado en el medio y bronceado por fuera, derritiéndose en la boca como mantequilla. Todas las carnes son importadas exclusivamente de Uruguay, donde las vacas pastan libremente toda su vida, y el sabor y textura del filete fue simplemente exquisito.


El filete de Picaña, o solomillo superior, hizo que los expertos en carne de la mesa se desmayaran de placer, y su corteza grasosa realzaba los aromas ahumados a la perfección.

Por último, pero no menos importante, un tierno calamar a la plancha aderezado con salsa teriyaki, perejil y ajo, hizo las delicias de los amantes del marisco.

Nuestros acompañamientos, patatas fritas y verduras locales a la parrilla, completaron nuestro plato principal, con un agradecimiento especial al increíble gratinado de moniato infundido con especias exóticas, ¡que creó una sensación de sabor completamente inesperada!


A estas alturas ya nos sentíamos envueltos en una gran burbuja de felicidad, recostados en nuestras sillas con el estómago lleno y empapándonos del ambiente.

No pensamos que podría mejorar, hasta que nos obsequiaron con un postre: un dulce y celestial "pastel helado" hecho de bizcochos rotos, trozos de merengue y toffee. Una creación que la madre de Edu solía hacer en su infancia, se llama conmovedoramente "Reina Lourdes" en honor a ella.


Nuestra noche en San Carlos Bar Restaurante fue, de principio a fin, una espectacular fiesta de sabores simples ejecutados a la perfección que permiten que los ingredientes de alta calidad brillen.

A la mañana siguiente, me acordé de nuestra comida cuando pasé junto a la chaqueta que había usado en el restaurante, y un sutil olor a humo de la barbacoa de leña pasó flotando junto a mí, trayendo recuerdos agradables. ¡La señal de una buena noche, si me preguntas!

¡Haz clic aquí para hacer una reserva en San Carlos Bar Restaurante o descarga nuestra aplicación para obtener más recomendaciones gastronómicas!

Contenido relacionado

desde 00