Estás aquí

Vegetación de la isla de Ibiza

Siendo un destino de sol y playa, Ibiza se mantiene verde a lo largo de todo el año.

camera

Hace unos cinco millones de año que las Pitiusas (nombre que dieron los griegos a Ibiza y Formentera, traducible como "islas cubiertas de pinos") se separaron de la península ibérica y desde entonces comenzó a desarrollarse la flora y la fauna genuina de Ibiza.

Siguieron tiempos de cambios drásticos entre climas extremadamente secos y húmedos, que erosionaron las montañas y colinas, y que al mismo tiempo formaron ríos y lagos. Las Pitiusas están formadas completamente por roca sedimentaria así que los valles se vieron llenos de estos sedimentos nutritivos…por ejemplo, la fértil tierra roja de Ibiza tiene ese color gracias al hierro.

El proceso de aislamiento de la isla ha significado que la agricultura se ha seguido practicando de la misma manera durante siglos, sin la utilización de pesticidas ni fertilizantes artificiales. Los campos pueden permanecer en barbecho durante un montón de años, dando como resultado un deslumbrante brote de hermosas flores salvajes por todas partes.

Aunque Ibiza disfruta de un clima cálido y soleado, la isla mantiene el color verde durante todo el año, gracias principalmente a las colinas densamente pobladas de pinos. Pero además de los pinares, almendros, olivares e higueras añaden un aura de verdor magnífica a toda la isla.

De julio a septiembre las buganvillas, adelfas e hibiscos adornan la isla con sus explosiones de colores púrpura, rosados y rojos, y las suaves temperaturas entre noviembre y mayo hacen que los almendros florezcan maravillosamente y naranjos y limoneros brillen cargados de suculenta fruta madura.

Puede leer más aquí sobre los almendros en flor de Ibiza en enero y febrero.

La presencia constante de palmeras, cactus y agaves (de los que se produce el aloe vera) es señal del ambiente tropical a lo largo de todo el año.

No hay artículo que se precie sobre la vegetación de Ibiza que no mencione los cientos de miles de algarrobos que hay en la isla. La vaina de estos árboles fue tradicionalmente uno de los alimentos básicos del ganado en las casas payesas, además de servir de fuente de ingresos gracias a la venta de las semillas de algarrobo.

La vida de campo lleva desapareciendo desde hace más de treinta años pero todavía es frecuente ver cómo se reúnen las familias a finales del verano y principios del otoño a recoger algarrobas. Debemos mencionar que hay muchas personas y asociaciones trabajando para revitalizar la producción de algarrobas en Ibiza. La Casita Verde en particular ofrecen varios productos cuya base principal es el jarabe de algarroba tostada (rico en hierro, potasio, calcio y muchos otros nutrientes saludables). Se incluyen entre estos productos un sustituto del café, una bebida parecida a los refrescos de cola, varios sorbetes, helados, puddings, pasteles y dulces.

¡No es de extrañar que muchos restaurantes típicos de Ibiza utilicen este fruto tan versátil en sus cocinas para preparar deliciosas salsas y postres!

Contenido relacionado

desde 00