Estás aquí

Alta gastronomía en un entorno idílico en primera línea de playa en Cala Bonita

Este elegante restaurante rústico es el lugar ideal para disfrutar de una cocina de primer nivel mientras pasas el día en una de las playas más recónditas de Ibiza.

Al final de un largo camino de tierra se encuentra la impresionante cala de S'Estanyol y el restaurante llamado Cala Bonita. Es un nombre apropiado para una pequeña porción de paraíso virgen en la isla blanca. Es cierto que llegar allí es una especie de odisea pero, créenos, vale la pena.

La ubicación es impresionante: una pequeña bahía rodeada por una costa rocosa, con mucha vegetación típica y magníficas vistas al mar hasta Formentera. En la playa, hay tumbonas y un estrecho embarcadero que facilita el acceso a las aguas cristalinas. En definitiva, es un lugar donde te sientes en contacto con los elementos, el refrescante mediodía, la brisa marina, el azul brillante del mar y el cielo y el entorno natural. Por lo tanto, un comienzo prometedor para lo que iba a ser un almuerzo inolvidable.

Nuestro simpático jefe de sala, Juan Carlos, acompañó de inmediato a nuestro grupo de comensales hasta una mesa en la terraza interior. Gracias a los tonos suaves de la mampostería, la decoración de estilo marinero, las pantallas de lámparas de mimbre y las ánforas, este elegante restaurante da la impresión de estar integrado en el paisaje.

Si a eso le sumamos su aislamiento (no hay edificios a su alrededor) y la presencia de pinos, palmeras, imponentes juncos y otra vegetación autóctona, tendremos un entorno realmente único.

La banda sonora de nuestra comida, una mezcla de famosas canciones latinas nostálgicas, fue discreta y muy apropiada.

Empezamos pidiendo unas refrescantes cañas de cerveza, un cóctel y un cóctel sin alcohol. El cóctel sin alcohol consistió en una saludable mezcla de remolacha con jugo de lima y limón y hojas de hibisco. El cóctel exclusivo con el nombre apropiado de Lucifer era una versión original de una margarita, con lima, jarabe de chile asado elaborado con pimientos de cosecha propia y triple seco. Picante y fuerte, ¡nos encantó!

Otra bebida peculiar fue nuestra elección de vino blanco, un Trenzado 2022 de Tenerife con un buqué pronunciado que refleja el suelo volcánico en el que se cultivan las uvas. Siempre ansiosos por probar nuevas variedades, nuestros expertos en vinos residentes quedaron encantados con su originalidad.

Lo primero de lo que iba a ser un banquete memorable fue un plato de alioli, un cuenco de aceitunas de colores vivos y unas rebanadas gruesas de un delicioso y crujiente pan de masa madre.

El servicio es rápido, amable y muy profesional.

Nuestros entrantes fueron aguacate a la brasa con atún, que tenía un fascinante sabor ahumado;

unos crujientes calamares a la andaluza rebozados con un aderezo de salsa de soja casera; un delicioso carpaccio de lubina con cítricos, granada, menta y el grato complemento de hojas de shiso aromáticas y ligeramente ácidos;

y un suculento tartar de atún.

Los platos principales consistieron en la interpretación de Cala Bonita de un plato clásico ibicenco, el arroz negro. En este caso, de pulpo y sobrasada, adornado con ramitas de hierba zafiro salada.

Junto a él, llegó una ración muy generosa del apreciado pescado local, ahora de temporada, la rotja. Con un peso de más de un kilo, la piel limpia y la rica carne presentada en trozos rebozados, fue el plato fuerte del día.

La guarnición de acompañamiento, tzatziki de berenjena rellena de tabulé de lentejas y quinoa con una rica salsa tahini, fue una grata y original sorpresa.

Después de un festín tan sustancioso, el equipo encontró hueco para el postre: ¡no fue nada fácil! Nosotros optamos por la tarta de queso y los churros finos con dulce de leche. La primera estaba increíblemente deliciosa gracias al uso liberal del famoso producto balear, el queso de Mahón, queso rallado y un toque de cremoso dulce de leche.

A pesar de su cercanía a la ciudad de Ibiza, Cala Bonita parece un rincón del paraíso donde el tiempo se ha detenido. La calidad de la comida es sencillamente excepcional: comida mediterránea de primera clase con muchos toques creativos. Para disfrutar de una comida especial en un lugar relajante y virgen frente a la playa, será difícil superar a este restaurante.

¡Comensales gourmet, ponedlo en vuestro radar lo antes posible y reservad directamente en calabonitaibiza.com!

Contenido relacionado

Seleccione fecha