Estás aquí

Nos relajamos en la piscina de: Hacienda Na Xamena

Un día de relajación total y de inmersión burbujeante en un entorno paradisíaco.

Asentado sobre los majestuosos acantilados al sur del puerto de San Miguel, el hotel de cinco estrellas Hacienda Na Xamena definitivamente te hace sentir que has llegado a un lugar paradisíaco, a medida que asciendes por las colinas y atraviesas sus puertas.

Nuestra vista

Tras un rápido check-in y un recorrido por el hotel, nos llevaron a nuestra habitación, una doble superior con vista al mar, como las 69 habitaciones del complejo. Como es de esperar en un hotel de 5 estrellas, tenía todas las comodidades que se pueden desear, pero nos encantó especialmente la bañera justo al lado de la gran ventana y sus vistas al mar.

Nuestra bañera con vistas al mar

Sin embargo, no hubo tiempo para baños, ya que reservamos La Posidonia Spa para las piscinas Cascada, que consisten en un circuito de 50 minutos por 7 zonas de relajación diferentes, que combinan burbujas, chorros de agua que hacen masajes subacuáticos y chorros tipo fuente, perfectos para un masaje de hombros.

Vistas desde las cascadas de La Posidonia Spa

Las piscinas están a la temperatura perfecta y además tienen vistas a los magníficos acantilados y al mar, lo que hace que esta experiencia sea absolutamente recomendable durante tu estancia en Ibiza. Cualquiera puede reservar el Spa La Posidonia y todos sus tratamientos, independientemente de si te alojas allí o no.

Nuestra cama king-size de ensueño

Lo siguiente fue la siesta (todo ese relax nos pasó factura), así que volvimos a la habitación y nos quedamos dormidos durante una hora en una de las camas más cómodas en las que tendrás el placer de dormir. Después, una ducha rápida y nos dirigimos al restaurante Edén para cenar.

Restaurante Edén

Con una de las mejores vistas del mundo, el restaurante de Na Xamena es también impresionante por dentro, con su jardín decorado al estilo mediterráneo, con un olivo centenario en el centro y abierto a la brisa marina, todo acompañado por la sutil música de una guitarra flamenca en directo, perfecta de la ocasión.

El jardín del Edén

La comida y el servicio fueron absolutamente impecables. Nuestro camarero, amable y eficiente, nos guió por algunas opciones de vinos y, en breve, llegó un aperitivo con una botella de blanco de la región de La Rioja.

Atún rojo del Mediterráneo

De entrante, ambos elegimos atún rojo del Mediterráneo - lomo de tataki con chimichurri de tomate.

Entrante de pulpo al horno

A continuación probamos el pulpo al horno con "manzanilla de Sanlúcar", panceta ibérica y chirivía.

Solomillo a la gallega

Y por último el solomillo a la Gallega, con Tournedós Rossini, foie a la plancha, brioche casero y tomates en rama, seguido de un refrescante postre de Caipirinha de melón, una caipirinha de melón con helado de coco.

A la mañana siguiente dormimos perezosamente sabiendo que podíamos bajar a desayunar, ya que se sirve hasta las 11:00 h de la mañana. Situado justo al lado de la piscina, puedes disfrutar de fruta fresca, café, croissants y cualquier cosa que cubra tus apetitos de su extensa carta.

Después del check-out decidimos pasar un rato en la piscina. Elegimos una cama a la sombra junto a los acantilados y, simplemente nos tumbamos y nos relajamos de nuevo, respirando nuestros últimos momentos en este lugar paradisíaco que es Na Xamena.

Contenido relacionado

Precio medio semanal 00
desde 00

Shopping basket

Cargando