Estás aquí

Reseña gastronómica: MIRA Ibiza, un verano interminable de delicias

Cócteles, excelente comida y buena música, MIRA es el lugar perfecto para empezar la noche.

En ningún lugar el lujo es como en Ibiza.

Hacer malabares con la hospitalidad de alto nivel y, al mismo tiempo, mantener la reputación bohemia y despreocupada de la isla, no es tarea fácil. Empatizamos con aquellos que cada vez más tienen la sensación de no poder disfrutar de un pequeño lujo. Sin embargo, todavía quedan establecimientos que ofrecen una buena relación calidad-precio en la prestigiosa zona de Marina Botafoc. MIRA Ibiza es uno de ellos.

Teniendo en cuenta la opulencia de los alrededores, los yates privados de lujo amarrados en el puerto deportivo y los elevados precios de los establecimientos cercanos, MIRA es un soplo de aire fresco.

Tanto la comida como la bebida tienen un precio asequible. Si bien el restaurante MIRA en sí es un lugar relajado y sin pretensiones, no se siente para nada fuera de lugar en su ubicación y en relación con sus lujosos vecinos.

En este sentido, MIRA es algo así como una anomalía, aunque es una excepción a la norma más que bienvenida.

Después de un día duro de trabajo en alta mar, muchos operadores de alquiler de barcos desembarcan a pocos metros de distancia. Esas piernas cansadas del mar parecen gravitar hacia MIRA, que está muy bien situado. ¿Y por qué no? Una copa con amigos es lo mínimo que te mereces, tanto si estás de vacaciones como si eres uno más de la tripulación.

Los grupos de amigos se relajan y se divierten tomando una ronda de bebidas.

La comida se pide y se comparte. Aquí la música es algo más que un simple hilo musical de fondo, si bien nunca está lo suficientemente alta como para ahogar una conversación. Las copas chocan, se cuentan historias y las risas marcan el ambiente.

Buen rollo por todas partes.

Como es costumbre española, el menú de MIRA es ideal para compartir en grupo. Si bien las opciones de la carta le dan un giro fresco a las tapas tradicionales, la forma en que se deben comer es típicamente comunitaria.

Compartir platos, como las siempre populares judías edamame, los tacos de costilla picante y las croquetas caseras, siempre anima a todos a comer. Comer aquí no es para mentes conservadoras. ¡Incluso la ensalada de gambas con wakame exige un duelo de tenedores!

La sorpresa de la noche fue un atisbo al especial del chef que todavía no está incluido en la carta principal: unos deliciosos wraps de lechuga con pato acompañados de una rica salsa Hoi Sin.

Los postres no se quedan atrás. Todo el mundo coge su cuchara y comparte el amor por la irresistible tarta de queso y el brownie.

Sin embargo, cuando llega el momento de los cócteles, en los que MIRA se enorgullece de estar especializado, es posible que te sientas más conservador con tu elección. El fuerte sabor a bayas del Spicy Vodka Brumble excitará la lengua de aquellos que sienten inclinación por lo amargo. Por su parte, la refrescante mezcla tropical del Zombie es más sutil. No obstante, la potencia de su base de ron puede sorprenderte cual caballo de Troya.

Para quienes tengan un apetito más sustancioso, la carta también incluye una variedad de hamburguesas, pizzas y diversos platos principales abundantes.


Tanto Pacha como Club Chinois están a poca distancia, incluso a pie. Por lo tanto, MIRA es el lugar ideal al que ir antes de la discoteca si vas a ir a cualquiera de los dos lugares.

Incluso si tu destino final está un poco más lejos, el siempre fiable discobus pasa por esta parte de la ciudad para llevarte a la estación que elijas. MIRA cierra a las 03:00 todas las noches de la semana, por lo que es posible que de aquí salgas directo al territorio principal de la pista de baile.

Pero de nuevo, no es obligatorio. Tras disfrutar de esa brisa marina y de una comida reconfortante, irse a la cama es una opción igualmente válida.

Reserva tu mesa en MIRA aquí.

MIRA Ibiza está abierto todo el año para que los residentes lo puedan disfrutar también en invierno.

Contenido relacionado

Shopping basket

Cargando