Estás aquí

Ibiza Light Festival 2021 dispara la luz de forma increíble

La quinta edición ilumina Dalt Vila, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Translated by

A medida que las temperaturas comienzan a bajar y las noches se hacen más largas en la Isla Blanca, el Ibiza Light Festival es uno de nuestros recordatorios anuales de que se acerca el invierno.

El evento de cultura, arte y tecnología, que se ha celebrado cada otoño (con la excepción de 2020) durante los cuatro últimos años, ha sido una velada fantástica para toda la familia y ha sido recibido con mucho entusiasmo en su quinta edición, celebrado en dos noches, los días 22 y 23 de octubre de 2021.

¿Quieres saber qué más hay? ¡Consulta nuestro calendario de eventos para saber todo lo que está sucediendo en Ibiza!


La noche de la inauguración, tras verse azotada por lluvias torrenciales, parecía que toda la isla se había presentado el sábado por la noche para ver el colorido espectáculo, con una larga cola de visitantes emocionados que se escabullían por las calles adoquinadas del centro histórico de la ciudad de Ibiza, Dalt Vila.

Al subir por el antiguo puente levadizo de piedra hacia las murallas fortificadas, ¡ya podíamos ver explosiones de luces de neón iluminando el cielo nocturno!


Al igual que la noche anterior, hubo dos franjas horarias a elegir para recorrer el festival; entre las 20:00 y las 22:00 h o desde las 22:00 h hasta la medianoche. Habíamos elegido la opción anterior de las dos y pronto nos dimos cuenta de que debía ser la más popular mientras nos dirigíamos al final de la enorme fila para entrar.

Por suerte, las cosas avanzaron rápidamente y pronto nos abrimos paso a través de un reluciente túnel de luces de colores que nos llevó desde la entrada del festival en la Plaza de España hasta el área de 4500 m2 que albergaba las 12 instalaciones de iluminación expuestas.


La edición de este año del Ibiza Light Festival vio exponer sus creaciones a un colectivo de artistas y productoras locales, así como a creativos de la península.

Entre los artistas en exhibición se encontraban Hypnótica, PiroLaser FX, Ataraxia, MadVisuals Team, Jordi 8Lasco, El Imaginario, ACROBATI-K, Victor Vitorino y Pedro Comesaña, además de invitados especiales y fundadores del multipremiado estudio Ledscontrol, Rebeca Sánchez y Miquel Clot.


La primera pieza que encontramos fue una construcción en forma de araña de Hypnótica, cuyas patas estaban formadas por luces rojas, blancas y azules vibrantes. Fue una fuente de gran fascinación para los visitantes más jóvenes, que se amontonaron alrededor de la estructura con sus padres para hacerse una foto.

A continuación, había una delicada construcción de láseres suspendidos sobre un recipiente de agua, los reflejos brillantes se proyectaban sobre las paredes blancas del edificio más cercano y sus rayos apuntaban hacia el puerto y las luces brillantes de la zona de Botafoc al otro lado de la bahía.


A medida que avanzábamos, las instalaciones eran cada vez más grandes y atrevidas. Un trapecio en forma de corazón que sostenía a un dúo de acróbatas aéreos bañado en una luz roja dramática, y un edificio entero cubierto de inquietantes proyecciones de anguilas retorciéndose nos dejó boquiabiertos.

Con una banda sonora de música electrónica profunda y evocadora como telón de fondo sonoro, ¡el ambiente previo a Halloween sin duda colgaba en el aire fresco de octubre!


En la espaciosa muralla convertida en mirador con los cañones que domina la ciudad de Ibiza, nos esperaban las dos construcciones más grandes. Un cubo gigante formado por barras que se iluminaban en espectaculares tonos de neón permitía a los visitantes entrar y ver la silueta icónica de Dalt Vila y su catedral como a través de una ventana caleidoscópica.

Caminando hacia la última instalación a través de una pasarela enmarcada por luces LED azules, nos sentimos como si estuviéramos deambulando por el set de la película de ciencia ficción de culto TRON.


Una exhibición de enormes pilares iluminados que explotaron en tonos neón rojos y azules al compás de una banda sonora atronadora ofreció el espectacular final de la visita. En general, nos llevó una hora navegar por el espacio del festival, una velada muy agradable y fascinante para toda la familia.

La impactante arquitectura y las antiguas murallas de Dalt Vila siempre crean una experiencia impresionante, sin importar cuántas veces la hayas visitado. Pero ver sus hermosos rasgos iluminados por un sinnúmero de sombras de arcoíris y luces que rebotan es una experiencia realmente fascinante que no olvidarás rápidamente.

¿Buscas algo que hacer? No olvides consultar nuestro calendario de eventos.

Contenido relacionado