Estás aquí

Las décadas vibran a través del menú y la música de Pamelas

Al buen sábado noche en Pikes House Party.

Translated by

No solo el sábado es el día preferido de llegada para muchos viajeros, sino que el sábado por la noche es el apogeo del fin de semana. Incluso en un lugar como Ibiza, eso significa algo. Entonces, ¿qué haces un sábado por la noche en una isla de fiesta, donde la fiesta está actualmente prohibida? Vas al Pikes.


Recepción junto a la piscina

Llegamos al Pikes a primera hora de la tarde, justo cuando el sol amenaza con desaparecer detrás de las colinas. El calor de agosto hace que parezca más que es media tarde y los huéspedes están haciendo un uso completo de las instalaciones, ya sea tumbados en sillones reclinables o refrescándose en el agua.

Salpicados alrededor de la piscina hay una colorida variedad de personajes. Personas de todas las edades y nacionalidades. Algunos son tímidos, otros extravagantes. Algunos están vestidos de forma conservadora, mientras que el atuendo de otros deja poco a la imaginación. Solo podríamos estar en Pikes.

Se inicia la conversación con los ocupantes de la mesa de enfrente. ¡No hay extraños en Pikes, simplemente conocidos que aún no has conocido...!

Los DJ Ric, Regan y Tarka de Kennel Club pincharon la música desde la cabina. Joey Negro, Felix Dickinson, Jamie 3:36 y Dimitri From Paris están en el orden del día, una banda sonora por excelencia de Pikes.

Tenemos algo de tiempo antes de que nuestra mesa esté lista para la cena así que pide otra ronda de bebidas sin dudarlo. Es lo que Tony hubiera querido.


Pamela-La Land

Una sentada en el restaurante Pamelas es mucho más que comida. Al igual que en el área de la piscina, siempre hay algo que mirar; siempre está ocurriendo algo. Un poco de teatro, algún drama, algún escándalo.

El papel que juegues dependerá en gran medida de dónde te encuentres. ¿Una mesa en el medio? Felicitaciones, has asumido un papel central. Ahora no nos decepciones. Recuerda que lo atrevido es hermoso. La confianza es sexy.

¿Te dan una mesa a un lado? Felicitaciones también. Te has llevado el mejor asiento de la casa, puedes observarlo todo y todos están frente a ti. Prepárate para divertirte.

Nos tocó esto último. ¡Que comience el espectáculo!

Las ostras son los primeros aperitivos en llegar, pero, en un giro sorpresa, vienen fritas en pan rallado. Con una rebanada de chorizo y un toque de salsa brava, Pamelas ofrece este entremés a un público más amplio: bravo.

Aunque los puristas no estén de acuerdo, servidos de esta manera, ya no son un sabor que se aprecia con los años.

A pesar de las actualizaciones recientes, la historia se filtra a través de las paredes del Pikes. Aquí la nostalgia y el hedonismo bailan juntos. ¿Qué podría ser más de los 80 que un cóctel de gambas? El cóctel es una cama de cogollos, mitades de tomate cherry, salsa rosa y gambas, todo bastante estándar.

Pero tus ojos, como los nuestros, se sentirán atraídos por el gigantesco camarón carabinero arqueado sobre el vidrio, un animal de un rojo intenso capturado desde las profundidades del océano. Quitando su capa blindada para revelar las entrañas musculosas, las agregamos al vaso y las empapamos con jugo de limón.

La ensalada de burrata nos roba el corazón a todos y todo el grupo compite por su afecto. Este entrante dulce de néctar viene con rodajas de melocotón caramelizado, hinojo y un aderezo de miel con pepitas de panal.

No solo encontramos la paleta de cordero profundamente satisfactoria (posiblemente, es lo suficientemente grande como para alimentar a dos), sino que este favorito ibicenco está perfectamente cocinado, con piel crujiente y centro rosado, ayudado por la salinidad del jugo salpicado de anchoa.

El cordero viene acompañado de tallos de brócoli con mantequilla de ajo y repollo asado con miga de parmesano. Todos cumplen con su cometido.

Los miembros del equipo de revisión de Ibiza Spotlight tenemos una debilidad por el curry, hay que decirlo, si bien normalmente no optaríamos por el tofu tikka masala por elección. Hay que dar crédito donde se merece, el tofu crujiente supera nuestras expectativas y la salsa espesa y cremosa de cúrcuma es tan tentadora como siempre, lo que la convierte en la opción vegetariana perfecta.

Como todos los buenos curry, se trata tanto de las guarniciones como del plato principal. Llueven aplausos para el sabji (un híbrido de sag aloo gobi con berenjena, menta y chiles), junto con el obligatorio arroz pilaf, salsa de yogur raita y papadum para probar y probar cada uno de los anteriores.

El tercer y último plato principal es un alimento británico básico: pescado y patatas fritas. La masa de dorado cerveza y el tierno bacalao recuerdan la infancia, pero la gran sorpresa es la salsa de curry de tienda de patatas fritas gourmet. La retrospección tiene la costumbre de teñir los recuerdos, pero esto es superior a cualquier recuerdo de nuestra juventud. Nuestras patatas fritas se mojan descaradamente.


El vampiro

Durante la cena, Pikes House Band, encabezada por la residente Dangerous Woman, BLONDEWEARINGBLACK, proporcionará entretenimiento a Pamelas durante la noche.

Integrado por el DJ Camilo Miranda y el saxofonista Franco Botto, junto a la seductora cantante, el trío realiza una sesión de versiones de jazz. "Wicked Game" y "Lost In Music" reciben el tratamiento de portada, antes de que Samantha prosiga hacia Peggy Lee en "Why Don't You Do Right" y "Fever".

Una versión de "La Isla Bonita" de Madonna levanta el ánimo de todo el restaurante, desesperados por ponernos de pie y bailar. Se pone a prueba la capacidad pulmonar.

En medio del jolgorio que se desarrolla frente a nosotros, llegan nuestros postres.

El brownie de chocolate es tan rico y atractivo como parece, con toques alternados de crujiente y suavidad. Mientras que la panna cotta cubierta con fresas es la combinación clásica de delicada vainilla blancmange junto con fruta dulce.

Completando la trilogía, otro viejo favorito, el travieso Knickerbocker Glory: un exuberante helado de crema batida, llovizna de frambuesa, fondant fudge y cerezas rociadas con oro.

El postre apenas está terminado, pero nuestros ojos errantes ya están fijos en el postre líquido que viene a continuación y se abre camino hacia nuestra mesa: una ronda de Espresso Martini perfectamente mezclados, tan suaves y decadentes como vienen.

Si hay un mejor cóctel para después de las comidas, aún no lo hemos encontrado.


Fiel a su estilo, Pikes nos ha regalado una velada colorida y mágica que nos dejó con ganas de más. Incluso después de todos estos años…

Dirígete aquí para hacer una reserva en Pamelas, absolutamente esencial, o ¿por qué no reservar una estancia en el hotel boho chic original ?

Contenido relacionado

desde 00