Estás aquí

Reseña: Sa Caleta trae un cálido resplandor al invierno

Las tradiciones ibicencas mantenidas en el plato y el paladar.

Con excepcionales cielos cubiertos y gotas de lluvia, entramos en el restaurante Sa Caleta, el escenario de muchas agradables noches de verano en su famosa terraza. Hoy en día, las personas que acuden al restaurante se trasladan al interior y se encienden estufas de gas para hacer que la clásica caseta de pescadores parezca más acogedora. Las ventanas por doquier aseguran el acceso completo a esas vistas mágicas de los característicos acantilados dorados de la Playa es Bol Nou y el mar tranquilo y plateado más allá.

Cuando nos sentamos, continuaron llegando cada vez más personas, llenándolo muy bien. Parece que no somos los únicos que hemos descubierto uno de los secretos de invierno mejor guardados de Ibiza: Sa Caleta está abierto todo el año. En los meses de invierno, los residentes de la isla acuden en masa a la joya del sur de la isla, cerca del primer asentamiento de Ibiza, para disfrutar de las mejores delicias que produce el mar Balear, capturadas en recetas tradicionales que se han transmitido a lo largo de los siglos.

La carta de Sa Caleta está repleta de cocina mediterránea, basada en gran medida en pescados y mariscos recién pescados, carnes a la brasa y arroces. Es una verdadera ventana a la cultura gastronómica de Ibiza. En esta ocasión, el chef insistió en obsequiarnos con una abundante selección de invierno.

Para arrancar, llegaron nuestros entrantes, ambos básicos de la cocina española por excelencia: calamares a la andaluza, y jamón ibérico, con pan tostado y tomate. Los jugosos calamares pescados localmente, salteados con ajo y servidos con zumo de limón y una ramita de perejil, estaban deliciosamente frescos y el sabor contrastaba perfectamente con el sabor maduro del jamón curado, que era deliciosamente tierno.

A continuación, los clásicos mejillones a la marinera. Como era de esperar, los mejillones frescos y gordos estaban perfectamente cocidos en vino, ajo y cebolla con más de un toque de cítricos en la salsa. Absolutamente divino y una delicia para compartir con toda la mesa.

La atracción principal fue un plato para llenar de ternura incluso el corazón más frío: arroz a la marinera "meloso", este humeante caldero hondo de arroz guisado estaba repleto de trozos gruesos de langosta y otros mariscos nadando en su rico caldo.

El secreto de todos los buenos platos de arroz españoles es el caldo en el que se cocina y el caldo de Sa Caleta es muy rico y sabroso, maravillosamente caliente para una de estas tardes de invierno y, sin duda, uno de los mejores que se pueden encontrar en la isla.

¿Cómo rematar semejante banquete? Nada menos que con el famoso café Caleta del restaurante: café recién preparado en tu mesa con coñac, canela y otros ingredientes secretos. ¡Guau! El aroma provocativo del alcohol y el cálido resplandor que irradiaba a través de nosotros nos trajo sonrisas de satisfacción a la cara.

El café Caleta estuvo acompañado de dos postres clásicos de la isla, la Graixonera, un budín de pan tradicional elaborado con ensaimadas del día anterior (un popular pastel originario de las Islas Baleares), y la especial galleta de almendras del restaurante, servida con helado casero y chocolate caliente. Ambas estaban para morirse.

A media tarde, el restaurante estaba a tope. Hacía calor y se oía un sonido acogedor de conversaciones animadas en todas las mesas. Una banda de flamenco en vivo brindó el acompañamiento cultural perfecto para nuestro largo y relajado almuerzo en este legendario restaurante de playa ibicenco. Elevando la temperatura y el volumen de la charla aún más.

¡Cuesta creer que tenemos que irnos a casa y trabajar ahora! Preferiríamos pedir otra botella de vino y continuar. Esperamos sinceramente que tú, el lector, no sufras este problema.

Una visita a Sa Caleta es imprescindible en una escapada de invierno a Ibiza. No hace falta decir que el restaurante estaba lleno, asegúrate de reservar con antelación y tómate tiempo para disfrutar de lo que es un vistazo a la verdadera naturaleza e historia de la cocina de la isla.

Contenido relacionado

Shopping basket

Cargando