Estás aquí

Los hoteles de Ibiza marcan el camino hacia un futuro más ecológico

Los hoteles pioneros demuestran que se vislumbran unas vacaciones más respetuosas con el medioambiente

Muchos de los hoteles de Ibiza y Formentera persiguen activamente la sostenibilidad medioambiental y la eficiencia energética. Tu elección de alojamiento tiene un impacto importante en el entorno de las islas. En este artículo, analizaremos las medidas innovadoras adoptadas por varios establecimientos a la vanguardia del cambio que podrían ayudarte a tomar una decisión.


CONSUMO DE Energía

La introducción de prácticas de ahorro de energía está ganando terreno rápidamente gracias a los cambios en el espíritu empresarial, las normativas regionales y nacionales, los avances tecnológicos y la demanda pública. La instalación de paneles solares y el uso de sistemas de iluminación de bajo consumo son dos de las formas en que los hoteles pueden reducir su consumo de energía.

La instalación de casi 300 paneles fotovoltaicos en Six Senses Ibiza cerca de Portinatx le ha permitido cubrir el 10 % de sus necesidades energéticas. En el Hotel Torre Del Mar, cerca de Playa d'en Bossa, el 100 % de su agua caliente se produce reciclando el aire caliente de su aire acondicionado. Can Salia, en la bahía de San Antonio, y Nobu Ibiza Bay, en Talamanca, han hecho un buen uso de la última tecnología instalando sistemas que apagan las luces y el aire acondicionado automáticamente cuando no se usan o cuando se abren las ventanas.

Las bicicletas eléctricas son la manera perfecta de explorar las islas.

Bless Hotel, en Cala Nova, y Can Salia ofrecen incluso alternativas de transporte sostenible como bicis eléctricas y puntos de recarga para vehículos eléctricos. Los servicios de lavandería de toallas y ropa de cama son otras dos áreas en las que muchos hoteles han implementado soluciones vitales de ahorro de energía.

En una isla como Ibiza, el uso eficiente de los recursos hídricos es fundamental. En Can Salia, reutilizan las aguas grises de los aseos para el riego de las zonas verdes exteriores. Bless Hotel insiste en productos de limpieza biodegradables y practica una gestión de residuos y reciclaje muy selectiva.


Diseño arquitectÓnico

Revestimiento de madera reciclada y aislamiento térmico en Can Salia

El uso de materiales de construcción naturales es otra forma efectiva en la que los hoteles pueden reducir su impacto ambiental. Can Salia llegó incluso a sustituir toda su fachada por Sate, un revestimiento exterior de aislamiento térmico de última generación, y utilizando madera reciclada.

Desde el principio, Six Senses Ibiza se diseñó con la intención de garantizar su integración en el entorno local y aprovechar al máximo la ventilación natural. La plantación de más de 250 árboles y 30 000 plantas adaptadas al clima de la isla también ha contribuido a su correcta integración en el paisaje.

Bless Hotel también ha sido pionero en el diseño y la construcción ecológicos y en el uso de materiales de construcción respetuosos con el medioambiente.

Materiales naturales y plantas autóctonas en Six Senses


Reciclaje de residuos y plásticos de un solo uso

La campaña de las Islas Baleares para reducir y, en última instancia, eliminar los productos de plástico de un solo uso para 2030 está avanzando a pasos agigantados. En Six Senses Ibiza, la decisión de acabar con los plásticos de un solo uso y su eficiente reciclaje de residuos plásticos le ha permitido reducir su huella de carbono en un impresionante 40 %.

Evitar el plástico por completo es la solución más fácil. Con este fin, se han producido más de 12 000 litros de agua potable in situ en Six Senses y se han utilizado para llenar botellas reutilizables.

Del mismo modo, Nobu Ibiza y Can Salia han instituido una prohibición absoluta de dichos plásticos, mientras que el Hotel Torre Del Mar ha reducido el uso de plástico tanto en sus habitaciones como en el bufé.


Aumentar la conciencia ambiental, retribuir a la comunidad local

Muchos hoteles ahora hacen esfuerzos considerables para desarrollar la conciencia pública. Esto se extiende no solo a sus invitados que, hay que decirlo, también son impulsores clave del cambio, sino también a su elección de proveedores y socios comerciales. Los hoteleros ahora buscan colaboradores que compartan los mismos valores en términos de desarrollo sostenible y gestionen sus propios negocios según esos mismos principios.

Más allá de estas mejoras, varios hoteles han profundizado su compromiso con organizaciones locales dedicadas a causas sociales, culturales y ambientales. Un ejemplo de ello es el Fondo de Sostenibilidad de Six Senses Ibiza, que dedica el 0,5 % de los ingresos del complejo a apoyar proyectos locales. Del mismo modo, Can Salia, cuyo esfuerzo le ha valido recientemente nada menos que dos premios de sostenibilidad, pone énfasis en la protección de la flora y fauna autóctona y en la promoción de la riqueza patrimonial de Ibiza y el turismo basado en el intercambio intercultural.


A medida que entramos en 2023, y la crisis energética mundial se profundiza, es alentador ver que los hoteles mencionados anteriormente encabezan el cambio en Ibiza. Una vez que se alcance la masa crítica, los otros hoteles de la isla seguirán rápidamente su ejemplo, lo que significa que los turistas pronto podrán disfrutar de las incomparables maravillas de la isla con la certeza de que su estancia tendrá menos impacto en nuestro medioambiente.

Contenido relacionado

Shopping basket

Cargando