Estás aquí

Disfruta de un glamuroso fin de semana de noviembre en Hacienda Na Xamena

Escapa de la tristeza invernal durante un largo fin de semana disfrutando de paisajes espectaculares, cocina, actividades de bienestar y una variedad de música en vivo.

Translated by

Imagina la escena.

Es sábado por la mañana y te estás despertando en una cama cálida y cómoda tan blanda como una nube de golosina. Aún medio dormido, el suave sonido de la música de violín llega a tu oído, por lo que dejas tu acogedor capullo y te acercas a los ventanales del suelo al techo.

Al apartar las cortinas, la luz del sol golpea tus ojos y las vistas, a una altura de 400 metros sobre el nivel del mar, te dejan sin aliento. Enmarcado por majestuosos acantilados que caen directamente en el mar azul profundo, estás disfrutando de una de las vistas más espectaculares de Ibiza.

Esto es lo que se siente al despertar en el paraíso. Esto es lo que se siente al despertar en uno de los hoteles más románticos de la Isla Blanca, la hermosa Hacienda Na Xamena.


En un intento por animar a los amantes de la isla a explorar Ibiza en temporada baja, el propietario Alva Lypszic y su mujer Sabina invitan a los huéspedes a disfrutar de un "fin de semana glamuroso en noviembre" con un paquete de experiencias especial que estará disponible hasta finales de mes.

La oferta es parte de una nueva filosofía que Alva describe como “viajar contra corriente”, una que anima a los huéspedes del hotel de cinco estrellas a desconectar, adoptar un ritmo de vida más lento, reconectarse con la naturaleza y descubrir un lado más auténtico de Ibiza.

Es una invitación a viajar despacio, para permitirte el tiempo de instalarte en su entorno y disfrutar de cada elemento que compone esta feliz escapada de la realidad.


Por la mañana, esto incluye la oferta de una suave sesión de yoga seguida de un paseo por la escarpada costa y por el fragante pinar que rodea el hotel.

Una vez más, deja que el sonido del violín te lleve: esta vez al huerto secreto de Hacienda Na Xamena.

Lleno de limoneros e hileras de fresas, calabazas, tomates y hierbas frescas, está custodiado por simpáticos "espantapájaros" vestidos con trajes tradicionales ibicencos de payeses.

¡Aquí te espera una mezcla heterogénea de delicias locales!

Un merecido festín después de tu paseo, prueba una generosa variedad de carnes, quesos, aceitunas y panes locales con vistas al valle cubierto de bosques y la iglesia de San Miguel en el horizonte.


A lo largo del fin de semana, hay muchas oportunidades para disfrutar de las espectaculares instalaciones de bienestar del hotel. Si un chapuzón en la hermosa piscina al aire libre parece demasiado abrumador en noviembre, existe una alternativa interior climatizada que te acogerá como un cálido abrazo después de enfrentarte a los elementos del exterior.

El spa La Posidonia de Hacienda Na Xamena también ofrece un refugio acogedor para escapar de cualquier clima inestable otoñal. Regálate un masaje facial rejuvenecedor o relajante y vuelve a la realidad luciendo y sintiéndote lo mejor posible.


La música es un elemento clave de la experiencia. Organizada por el reconocido compositor español Rafael Cavestany, cada fin de semana tiene un programa musical diferente y presenta una variedad de artistas internacionales.

Desde los clásicos de Broadway hasta el tango ardiente y el jazz suave, disfruta de actuaciones en vivo durante la cena en el restaurante evocador mientras pruebas un elaborado menú degustación de la cocina europea moderna.

A medida que la velada llega a su fin, los conciertos continúan en el bar de estilo oasis de Hacienda Na Xamena, donde los huéspedes pueden disfrutar de una última copa de cócteles mezclados por expertos y licores prémium.


Por último, pero no por ello menos importante, ninguna visita a Hacienda Na Xamena estará completa sin experimentar las piscinas de hidroterapia "Cascadas Suspendidas", un surtido de ocho cuencas diferentes con chorros de masaje y burbujas de jacuzzi situadas al borde de los acantilados.

Como nos dijo Alva, los huéspedes literalmente han viajado desde el otro lado del mundo para ver las espectaculares vistas en la privacidad de esta espectacular zona de spa, que es accesible tanto para los huéspedes del hotel como para los visitantes de fuera, pero solo con reserva.

Aprovechando al máximo el sol de noviembre, si pasas un fin de semana de invierno en Hacienda Na Xamena, estarás tan cerca del cielo, literalmente, como jamás estarás en Ibiza.

Contenido relacionado

Shopping basket

Cargando