Estás aquí

La Parte Vieja de Ibiza, Dalt Vila

Estupendas vistas panorámicas y 2.500 años de historia, misterio y hallazgos reflejados en cada piedra de este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


La mejor forma de visitar sus calles pequeñas e inclinadas es a pie y con unos zapatos cómodos y resistentes. Por esas calles adoquinadas llegas hasta lo más alto donde podrás gozar de unas vistas impresionantes por entre las aberturas de los baluartes y sus explanadas (Dalt Vila significa ciudad alta). La puerta principal, o Portal de Ses Taules, flanqueada por dos estatuas romanas, nos recibe majestuosa tras subir una pendiente y pasar un puente levadizo. De ahí se pasa a un patio de adoquín que supone la antesala de la Plaza de Vila o plaza principal.

La entrada en el Portal Nou no es tan empinada e invita a un cómodo paseo. Quizás podrás ver como mujeres ibicencas entran en sus casas de estilo gótico catalán para realizar sus labores diarias.

Sus grandes portales de madera permiten echar un vistazo al interior, muchas veces decorado, a la capilla privada y a la majestuosa escalera. Las tiendas de recuerdos y galerías de arte son toda una sorpresa ya que en ellas podrá admirar obras de artistas y artesanos locales.

Uno de los hoteles más espectaculares de Ibiza, La Torre del Canónigo, con vistas directas del puerto y del castillo cercano, está localizado en Dalt Vila, además del reconocido establecimiento Mirador de Dalt Vila frente al Ayuntamiento.

Hay un montón de restaurantes de primera categoría en Dalt Vila como La Oliva "cenando a la luz de las velas en un barrio medieval bajo las estrellas del Mediterráneo" - ¿te puedes imaginar algo más romántico?.

Los Baluartes

Desde los baluartes de la fortaleza se tiene una maravillosa vista sobre la ciudad, sobre todo si sube hasta la plaza de la catedral, la cual está dedicada a Nuestra Señora de las Nieves, patrona de Ibiza, (¡a pesar que en Ibiza casi nunca nieva!). Abajo brillan las cúpulas de teja roja de la iglesia de Santo Domingo (s.XVI) y más a la izquierda se vé la plaza principal de la ciudad, Vara de Rey. En medio hay una estatua dedicada al general ibicenco del mismo nombre que luchó en la guerra de Cuba.

En la Plaza de La Catedral se encuentra el Museo Arqueológico de Ibiza, con muchos restos importantes de la época en que Cartago dominaba el Mediterráneo. Muy interesante es también la visita al museo de Puig des Molins donde podrá apreciar antiguas tumbas púnicas y la mejor colección de restos púnicos del mundo, (¡muchos de los cuales han sido encontrados aquí!)

Tesoros ocultos

Se ha descubierto (en 2002) una habitación que ocultaba una salida desde el castillo de Ibiza en Dalt Vila, llena de alfarería, armamento y otros objetos de uso cotidiano en la isla desde los tiempos de los Fenicios hasta el mismo siglo XIII.

La sala conectaba 2 torres del castillo durante la ocupación árabe de la isla y era utilizada supuestamente como medio de escape cuando la población sufría ataques. Era costumbre llenar esa estancia con tierra para bloquear la entrada a la acometida de los atacantes. La teoría dice que la victoria de los caballeros cristianos venidos de la península llevó al olvido a esta habitación hasta su reciente descubrimiento. Los objetos se han conservado maravillosamente bien y están dando una información muy valiosa a los arqueólogos sobre la vida en la Ibiza de la época.

Estás aquí