Estás aquí

Opinión: Moodymann para Cadenza, Pacha

En Cadenza asistimos a una actuación exclusiva de la temporada ibicenca: el DJ house y tecno Moodymann, venido desde Detroit, Michigan.


By Spotlight

Normalmente no intentaría ir a Pacha a mediados de Agosto, ya que cada noche se llena hasta los topes. Pero la leyenda de Detroit del house y el tecno, Moodymann, raramente frecuenta la isla y yo aún no había pillado un directo del polémico y muy influyente DJ.

Mientras atravesaba las puertas de la atractiva Pacha, el duro mazazo del sonido procedente del interior contrastaba con la clientela, ya que la mayoría parecía estar allí más por la disco en sí que por el cartel de la noche. Debo admitir que aquí me rijo sólo por el atuendo, y tal vez no debería juzgar por las apariencias…, pero no podía imaginarme esos altos tacones que trotaban por ahí con sus copas de champán, como si fueran frikis del tecno de Detroit camuflados. De todos modos, lo que importa es el ambiente y había mucho baile y muchas sonrisas mientras entraba en la Global Room, donde Mirko Loco se encargaba de caldear el ambiente. Marcó la pauta a la perfección con mucho tecno melódico y vocales de estilo house, consiguiendo incluso que se levantaran algunas manos con Envision de Osunlade.

Moodymann arrancó en un tono Motown y un grupo de chicos asombrados se quedó pasmado mirando la cabina. Con una gorra y su pelo afro sobresaliendo por ambos lados, mantuvo la cabeza baja y se le veía bastante, mmm… taciturno. Estaba muy tranquilo, sin moverse ni bailar mucho, ofreciendo un aire más bien esquivo. La primera vez que tomó el micro, la multitud estalló en gritos y ovaciones pero a mí me decepcionó un poco que no lo usara más durante el resto de la noche. Empezó su sesión con temas bastante marcados por el bajo, luego se pasó a un auténtico ritmo funky con muchas influencias de jazz. Mirando a mi alrededor, me pareció muy loco que no hubiera más gente en la sala con un artista de tal envergadura. Es una vergüenza que la Global Room se ignore a menudo a favor de la Sala Principal, y si bien la intimidad es fantástica desde el punto de vista de un clubber, me pregunto si es igual de satisfactorio para el DJ pinchar ahí. A medida que avanzaba la sesión, la música se volvió más tranquila y relajada, y el momento álgido fue French Kiss, de Lil Louis, que bajó el tempo hasta el famoso gemido de mujer antes de volver a subir progresivamente hasta hacer estallar la pista de baile.

Después de pasar por la terraza a tomar un poco el aire, nos dirigimos a una mesa VIP en la Sala Principal. Desde arriba, por encima de la pista de baile, se puede ver la discoteca en todo su esplendor. Sin duda, Pacha tiene la mejor producción, poniendo mucho empeño en la iluminación, el decorado y los trajes de las gogós. A las 06:00h la sala estaba abarrotada para ver a la superestrella de Cadenza, Luciano. Definitivamente él ha empezado a adaptar su estilo al público de Pacha, ya que acabó su sesión con muchos temas cursis (al menos para los estándares de Cadenza), aunque debo admitir que bailé sin parar hasta el remix de Jamie Woon, Lady Luck. Sólo espero, de verdad, que dentro de unos años, Luciano y la noche de Cadenza no degenere en otro Guetta o Swedish House Mafia.

More about: Pacha, Cadenza


Últimas noticias

Part two of our Ibiza 2014 review. Anniversaries, highlights, lowlights, the music...

An extra week of parties at Pacha anyone?

Steve Lawler enlists us into his Sunday night warfare one final time.

We Love... Space Sundays in Ibiza and here's why.

Estás aquí